Galería

El hambre no espera.

Cartel Platos Vacíos Ante las cada vez más insistentes llamadas de alarma lanzadas por distintos colectivos de la localidad a propósito del número creciente de familias necesitadas y niños mal nutridos por un lado, y las inequívocas muestras de desprecio por parte del alcalde y del partido gobernante por el otro, la Asamblea Popular de Majadahonda considera que ha llegado el momento de que los vecinos de Majadahonda conozcan esta realidad interesadamente silenciada.
Ser pobre no es un estado inherente a determinados seres humanos, sino una consecuencia de las políticas injustas que dictan los más poderosos para asegurarse su reproducción. No se trata de pobres, sino de empobrecidos, personas que han sufrido el proceso de depauperación que conduce de una vida digna a una vida menoscabada por las carencias diarias de lo más imprescindible.
    El hambre no espera. Necesita satisfacción inmediata. El tiempo del empobrecido no se mide del mismo modo que el del ser humano saciado. Por eso, la realidad de los empobrecidos no puede convertirse en un capítulo más de la dialéctica institucional entre los que denuncian la existencia de la pobreza en nuestro pueblo (a los cuales manifestamos nuestra sincera gratitud), y los que la niegan para no ensuciar su “modelo de ciudad” basado en que los intereses de los que más tienen prevalezcan sobre los de los que no tienen nada.
    Es necesario dar un paso más. Y ninguno nos parece tan importante en este momento como el de trasladar de la esfera de la política institucional a la esfera de la calle lo que sin duda debería avergonzar a una sociedad que se pretende democrática y solidaria. En este sentido, gracias a la impagable labor de Despensa Solidaria, sabemos que en la actualidad este grupo de vecinos organizados para hacer frente a la necesidad atiende a 40 familias y tiene a otras 50 en lista de espera. Con que hubiera una sola, sería razón suficiente para llamar la atención de nuestros vecinos y señalar a quienes permiten que tal hecho se produzca negando su existencia.
    Es hora de decir que los olvidados, y muy especialmente los niños, están aquí, a nuestro lado, entre nuestros hijos, en nuestros parques, en nuestros colegios, invisibles para quienes no toleran a su alrededor la miseria que ellos mismos han creado. Pero muy presentes para los que se sienten antes que nada personas comprometidas con el bienestar de las personas.
    En un país que ha visto modificar su Constitución para anteponer los intereses de los bancos a los de los ciudadanos, que ha padecido una de las reformas laborales más nocivas de Europa y ha convertido la corrupción en una práctica frecuente entre muchos de sus representantes políticos, el empobrecimiento de las familias no puede ser un estigma que condene a las personas que la sufren al ocultamiento, ni es tolerable que un 27% de los niños sufran situaciones de malnutrición y desamparo. Sus platos vacíos son los bolsillos llenos de quienes desde las instituciones han participado (como en el caso de Majadahonda) en esta operación de saqueo de lo público y actualmente se hallan imputados en graves casos de corrupción.
    La Asamblea Popular de Majadahonda apoya iniciativas como la Despensa Solidaria y anima a las vecinas, y a cuantos colectivos aborden esta realidad problemática desde la solidaridad y la transparencia democrática, a movilizarse por esta causa, quizás la única que por la necesidad de dar una respuesta urgente no necesita justificación política.
Print Friendly, PDF & Email

2 Respuestas a “El hambre no espera.

  1. Pingback: ACTA ASAMBLEA GENERAL SÁBADO 19 / 07 / 2014 | Asamblea Popular Majadahonda

  2. Pingback: Boletín Informativo Nº101 | Asamblea Popular Majadahonda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *