Galería

juzgado de Parla ha comunicado suspensión su desahucio

¡¡Amig@s! 
Acabamos de saber que el juzgado de Parla ha comunicado a Luis que ha aceptado su petición de suspender su desahucio, previsto para el próximo lunes 2 de enero.Suspendemos, por tanto, la convocatoria de stopdesahucios.

 

Como siempre, queremos agradecer a la Asamblea del 15-M de Parla su colaboración, así como a todas las personas que se han interesado por Luis y han mostrado su solidaridad con él y con todas las personas que son víctimas de la voracidad desmedida de los bancos y de la irresponsabilidad de los “responsables” políticos, que están dando la espalda de forma vergonzante a las miles de familias que se están quedando en la calle.
A su pesar, demostraremos que la gente unida jamás será vencida. ¡¡Si se puede!!



--
Dpto. Prensa de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM)
C/ Bocángel, 2. 28028. Madrid
Tel.: +34 91 725 29 09. Ext. 21
Fax:  +34 91 725 06 23
E-correo: fravmprensa@aavvmadrid.org
www.aavvmadrid.org --
Print Friendly, PDF & Email

Una respuesta a “juzgado de Parla ha comunicado suspensión su desahucio

  1. Agrego petición de reunión para parar el desahucio.

    ———————————————————————–
    El 2 de enero, ¡paremos el desahucio de Luis en Parla!
    Lunes 2 de enero a las 8h en la estación de Parla de Cercanías Renfe.
    A continuación iremos a su domicilio, en la C/ Alfonso XIII, 30.

    Luis Domínguez es un vecino de Parla de 74 años, una de las decenas de miles de personas que se enfrentan a la siniestra maquinaria que, desde 2008, ha desahuciado, dejando en la calle a más de 140.000 familias.
    Luis nace en 1937 en Extremadura, en plena Guerra Civil, en el seno de una familia de ebanistas. A los dos años se traslada a Getafe, por estar este municipio en zona republicana. Hijo de militantes socialistas, sufrió la ausencia de su padre, que estuvo encerrado durante 32 años en cárceles franquistas por su militancia socialista. Una vez liberado, en 1972, Luis decide emigrar a Alemania, donde pasa siete años trabajando en Siemens. De allí viajó al país vecino, Francia, donde permaneció 30 años y donde viven actualmente sus dos exesposas, 6 hijos y 14 nietos.
    Aunque alterna periodos de trabajo y residencia en España, en 1993 deja Francia definitivamente para instalarse en España. Es entonces cuando compra la vivienda que actualmente ocupa en Parla, a través de un crédito hipotecario de 20 años que le concede Caja Madrid. Luis paga puntualmente sus letras, que ascienden a 860€ mensuales durante 14 años, pero en 2007, tras un accidente de tráfico, se ve obligado a dejar de trabajar y, en consecuencia, no puede seguir pagando el crédito hipotecario. En ese momento debe al banco 107.000 euros.
    El accidente, sumado a otros dos menores que sufrió en 1989 y en 1994, le dejan fuertes secuelas. Así lo demuestra una reciente sentencia del Juzgado de lo Social número 3 de Madrid, que le reconoce una invalidez del 75% por las “secuelas postraumáticas en ambas rodillas reintervenidas”, que le “impiden realizar las actividades propias de su profesión”. “Tiene cicatrices quirúrgicas bilaterales extensas, lo que le ocasiona una importante limitación de movilidad, con deambulación claudicante, precisa apoyo con bastones para distancia moderada y además dificultad para manejo de máquinas como coche, por tanto dicha patología le limitaría para el ejercicio de su profesión habitual como autónomo de la construcción”.
    Poco después de dejar de pagar y tras intentar negociar, infructuosamente con el banco, Luis perdió su casa en una subasta que quedó desierta. Caja Madrid la adquirió por el 50% de su valor de tasación, que era de 180.000€. En la actualidad, la entidad bancaria le sigue reclamando 150.000 euros, que resultan de la suma de la deuda ordinaria, los intereses de demora y las costas judiciales.
    Ahora Luis, que vive con los 270 euros que su hermana la presta al mes –de los escasos 570 que ella percibe– espera que se dictamine la cuantía mensual que la Seguridad Social debe pagarle, a la que habrá que sumarle los retrasos acumulados. Con ese dinero confía en resolver su problema de vivienda y poder pagar un alquiler social de la vivienda del IVIMA cuya adjudicación espera.
    El 16 de junio se paralizó su primer intento de desahucio. Un día antes, se acercó a la Puerta del Sol y pidió ayuda al 15-M, que se puso en contacto con la recientemente constituida PAH. Unas 100 personas impidieron su desahucio. Desde entonces, es uno de los miembros más activos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid.

    Si en junio pudimos, ahora también. ¡Sol@s no podemos, con amig@s si! ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *