Galería

Radio 98fm: texto de solidaridad con los obreros huelguistas de la “Acería Griega”

Fuente:http://verba-volant.info/es/radio-98fm-texto-de-solidaridad-con-los-obreros-huelguistas-de-la-%E2%80%9Caceria-griega%E2%80%9D/#more-1994

“Somos un puño, listos para la lucha de clase más dura. Ahora vuestra participación en la lucha no es una cuestión de solidaridad, es una cuestión de vida o muerte para toda la clase obrera. Quitaos las manos de nuestros derechos, que han sido conquistados con sangre. ¡Esclavos por los beneficios de los industriales no seremos! ¡La victoria de los obreros del acero es una victoria de todos los obreros!”

(Extractos de resoluciones de la Asamblea General de los trabajadores de la “Acería Griega”, en huelga)

Desde el 31 de octubre de 2011, 400 trabajadores de la Sociedad Anónima“Acería Griega” hestán en una huelga indefinida hasta el final, paralizando e inmovilizando completamente la producción de la Acería Griega, la cual está ubicada en la zona industrial de Asprópyrgos y está vigilada por turnos por los mismos huelguistas, las 24 horas del día.

Es una lucha que, si sus demandas no se cumplen, acabará (como nos han hecho saber los mismos obreros del acero) hasta en una huelga de hambre masiva.

Todo comenzó cuando, en una atmósfera cargada por la célebre (y muy anunciada ya) “crisis económica”, así como con el pretexto del “fuerte descenso de la disposición de hierro en el mercado interior”, una delegación del industrial y principal accionista de la empresa Mánesis (así como el mismo Mánesis en persona) exigieron a  la asamblea general de los trabajadores la reducción de la jornada de 8 horas a una de 5 horas, con una reducción simultánea de los ingresos laborales en un 40%.

La Asamblea General por supuesto que rechazó esta exigencia absurda, y Mánesis reaccionando vengativamente despidió primero a 17 trabajadores y a continuación a otros 17 (un total de 34), amenazando con que seguirían otros 180 despidos “si (los obreros) no hacían caso a sus sugerencias”.

Como señalan los trabajadores del acero, todos estos despidos se hicieron para que se deteriorara la moral de los trabajadores y que ellos llegaran a aceptar sin rechistar esta descarada devaluación de su fuerza laboral, al mismo tiempo que las exportaciones de los productores de hierro de esta fábrica tienen un crecimiento sin precedentes en la historia de Grecia, y que la productividad de la fábrica ha aumentado en los últimos dos años, más de un 30%, sin ninguna nueva contratación, con una intensificación de la producción fuertísima y con cada vez más “accidentes” laborales.

Los huelguistas desde el primer momento han resistido y siguen resistiendo fuertemente al nuevo medievo laboral que se les pretende imponer, reclamando la recontratación inmediata de sus compañeros de trabajo despedidos (que ya han llegado a los 50), llamando a toda la gente trabajadora que apoye su lucha y haciendo todo lo posible para que la fábrica de la “Acería Griega ” se convierta en el primer gran obstáculo a la ofensiva generalizada del Estado y del Capital contra los derechos laborales, bajo el pretexto que últimamente se llama “crisis” y que no convence a nadie.

Al mismo tiempo, los huelguistas recuerdan que la producción de acero en los dos últimos años se ha incrementado en 70.000 toneladas. Este incremento se basó en los continuos “accidentes” laborales en las quemaduras graves (que ya es algo común y diario en la fábrica), en las muertes de obreros (sólo el año pasado en una jornada de terror en este Dachau moderno, hubo un “accidente” semejante…), y en las ganancias innumerables de las que ha disfrutado (y sigue disfrutándolas) el industrial Mánesis en los 5-6 últimos años, puesto que la facturación de la “Acería Griega ” sólo para el año 2010 fue de más de 200 millones de euros.

Como señalan los huelguistas al respecto, la “Acería Griega” es la primera industria ateniense en la que se pretenden aplicar la conocida “jornada de 5 horas”, el “salario por hora”, el régimen de las “horas extra no pagadas”, la “rotación laboral” y la eliminación de los derechos de seguridad fundamentales y consolidados desde hace varias décadas. Si se pierde esta lucha, se abre el camino para aún más medidas, para un futuro laboral más lúgubre.

Los huelguistas envían un mensaje, hacia todas las direcciones, que no van a aceptar trabajar metidos en las fraguas como unos esclavos modernos, por 550 o 600 euros. Su lucha es la lucha contra la miseria y la indignación, contra la esclavitud que la patronal quiere imponer con el pretexto de la “crisis económica” y los llamados “memorándum”.

Por otro lado, el Ministerio de Trabajo (que, como de una manera característica señalaron los huelguistas, tiene que renombrarse “Ministerio de la Patronal”) les presiona de todas las maneras posibles para que acepten las condiciones del industrial Mánesis, mientras que los medios de comunicación burgueses silencian hábil y artificialmente su lucha dura y duradera, si no la calumnian. De la misma manera (si no peor) están obrando los bien conocidos jefes del sindicalismo vendido.

De hecho, como dicen los mismos huelguistas, unos miembros del Centro de Trabajo de Eleusina y de la Federación del Metal, les “aconsejó” que aceptasen sin protestar las nuevas medidas y, cuando su esfuerzo acabó infructuoso, difamaron y mancillaron su lucha, esforzándose por dividirlos de todas las maneras posibles.

Al mismo tiempo, durante las movilizaciones huelguistas, la patronal procedió a otros 16 despidos de carácter vengativo, incluso enviando una citación extrajudicial a los huelguistas exigiéndoles…” que no aceptasen la entrada de periodistas o de delegados de medios de comunicación en la fábrica ocupada”…

Sin embargo, frente al terrorismo de Mánesis, al silencio de los medios de comunicación y a las “sugerencias” de los jefes del sindicalismo oficialista de todo tipo, se está desarrollando un nuevo tipo de relaciones sociales, una variedad de movimientos de solidaridad y apoyo a los obreros del acero en huelga, quienes no dimiten para nada: asambleas barriales y de plazas, sindicatos, obreros, trabajadores precarios, personas que trabajan bajo la amenaza y la espada de Damocles de la “reserva laboral” (que se está avecinando…), desempleados, estudiantes, alumnos escolares, jubilados, niños pequeños, incluso reclutas, han visitado y siguen visitando la fábrica, se ponen moralmente al lado de los huelguistas y ofrecen alimentos y dinero para su fondo común, lo que demuestra de la mejor manera posible que en el nuevo régimen laboral lúgubre que se pretende ser impuesto por la Dictadura representativa de la patronal y de sus “mercados”, ningún trabajador puede (y debe) ser dejado solo. (Aquí se nota un “rasgo” nuevo en el nuevo campo de relaciones sociales que emergen a través de esta lucha: los muchos niños pequeños que dan 50 céntimos del euro, sacados de su hucha,  para la lucha de los huelguistas…).

Al mismo tiempo, el modo de la toma de las decisiones a través de la Asamblea General de los huelguistas (con democracia directa y siendo el objetivo final la unanimidad) muestra que cuando en determinadas condiciones y circunstancias críticas el Poder se pone del lado, los trabajadores son capaces de encontrar por su cuenta el camino (auto-organizado y auto-gestionado ), como lo habían encontrado y lo han encontrado desde hace docenas o cientos de años: desde la Comuna de París de 1871, los consejos obreros rusos (soviet) de 1905, los proyectos de organización confederal de la producción en la Revolución Española en 1934, los consejos de democracia directa húngaros en 1956, hasta el modelo de estructuración de la producción anti-jerárquico más reciente, en la tierra rebelde de Chiapas en Méjico.

Así que en el momento en que las oligarquías locales e internacionales, las élites nacionales e internacionales, los jefes locales y extranjeros, en cooperación con el Estado griego (desde luego, bajo su nueva forma, la de la dictadura parlamentaria, teniendo como representante-”primer ministro” un banquero, y elegido con el objetivo principal de pasar estas nuevas medidas lo más silenciosamente posible…), intensifican cada vez más la indignación económica de la sociedad y la depreciación del valor de la clase obrera, la lucha de los trabajadores de la “Acería Griega” indica cual es el único camino: él de la resistencia, del contraataque y sobre todo de la solidaridad.

Huelgas combativas en todas partes.

Autogestión social y de clase.

La solidaridad es el arma de los obreros, guerra a la guerra de la patronal.

Subculturas 98fm – www.radio98fm.org.

El texto en griego.

Para depósitos, en solidaridad con los huelguistas de la “Acería Griega”:

CCC , Banco Nacional de Grecia : 200/62330152
IBAN: GR4001102000000020062330152 
BIC o Swift Code : ETHNGRAA (Bank Identifier Code)

20/12/2011, 07:05

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *