Galería

Impidamos el nuevo intento de desahucio de Consuelo, en Torrejón

23N: Impidamos el nuevo intento de desahucio de Consuelo, en Torrejón

 

Miércoles 23 de noviembre. 8h.  C/Soria, 8. Estación de Cercanías Renfe de Torrejón de Ardoz

 

El pasado 7 de octubre, la solidaridad del numeroso grupo de personas que acudió a la llamada realizada por la PAH y la Asamblea Popular de Torrejón, que se ha volcado en el caso, impidió que la comisión judicial ejecutara la orden de desahucio contra Consuelo. Pero la alegría ha durado poco. Unos días después del desalojo frustrado, el juzgado marcó una nueva fecha para llevarlo a cabo: el próximo miércoles 23 de noviembre. Como la primera vez, la PAH y el 15M hacen un llamamiento a la ciudadanía para tratar de bloquear el lanzamiento a través de una acción cívica y no violenta que tendrá lugar a las 8h frente a la vivienda amenazada. Además, personas de la asamblea popular de la localidad guiarán a las personas solidarias que vienen de fuera desde la estación de Cercanías RENFE hasta el inmueble de Consuelo, que no tiene alternativa de vivienda. El mismo operativo se repetirá al día siguiente a la misma hora y en la misma calle, pero esta vez ante el número 7, justo enfrente de la vivienda de Consuelo. En esa ocasión, el juzgado tratará de expulsar de su casa a la familia de Luis Méndez, un trabajador en paro de origen senegalés.

El de Consuelo Lozano es el caso de miles de familias que se han visto afectadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el desarrollo de la recesión económica. De origen ecuatoriano y con tres hijos, en 2006, cuando las cosas marchaban bien, ella y su marido compraron un piso en Torrejón por 227.659 euros. “Yo no quería comprar, pero la inmobiliaria Aragón nos lo puso todo muy bonito: que si no era un gasto, que adquirir una casa era una buena inversión,…En cinco días lo prepararon todo y Deutsche Bank nos dio el crédito aunque solo presentamos cuatro facturas de mi marido, que era autónomo y trabajaba en el sector de la construcción como albañil, y el aval de mi hermano y mi cuñada. Al final Jaime, mi marido, quería y compramos el piso.” Apenas un año después, Jaime se quedó sin trabajo y la pareja tuvo que optar entre pagar la letra del piso o usar para la manutención de sus hijos los 370 euros que cobra Consuelo por trabajar tres horas al día en una empresa de limpieza. Obviamente, optaron por lo segundo y trataron, siempre en vano, de negociar con el banco un nuevo plan de pagos. Al principio, la letra era de 800 euros pero pronto se elevó hasta los 1200 euros, un monto inasumible para un hogar que dependía del trabajo precario de Consuelo. Ofrecieron al Deutsche Bank pagar 600 euros al mes hasta que la situación mejorase, oferta que la entidad rechazó, al igual que hizo con la solicitud de dación en pago, una opción que ha vuelto a poner sobre la mesa en las últimas semanas. Finalmente, en una subasta que quedó desierta, el banco adquirió la vivienda por 115.000 euros, la misma cantidad que la familia sigue debiendo, más unos 68.000 euros en concepto de intereses de demora y costas judiciales.

Para evitar la tensión cotidiana que supone tener una orden de desahucio sobre la cabeza, hace un año Consuelo envió a Ecuador a sus dos hijos varones, de 15 y 13 años respectivamente, y hace unas semanas su marido se llevó a su hija, de nueve años, al mismo lugar. Después de años de separaciones y tras lograr la reagrupación familiar, el hogar de Consuelo vuelve a estar dividido entre dos continentes. Esta mujer valiente, que busca por todos los medios cancelar su deuda vitalicia con la entrega de la casa, ni siquiera se puede plantear regresar a su país, ya que, de hacerlo, la deuda recaería sobre su hermano y su pareja, sus dos avalistas.

La PAH, junto a la Asamblea Popular de Torrejón, seguirá reclamando al  Deutsche Bank la dación en pago para esta familia y, mientras tanto, tratará de paralizar el anunciado desahucio del miércoles 23 de noviembre. ¡Junt*s podemos!

Print Friendly, PDF & Email

Una respuesta a “Impidamos el nuevo intento de desahucio de Consuelo, en Torrejón

  1. Segundo Stop Desahucio de la semana en la misma calle de Torrejón: ¡participa!
    Jueves 24 de noviembre. 8h. C/Soria, 7. Estación de Cercanías Renfe de Torrejón de Ardoz
    Al igual que hará el día antes pero ante el portal que se halla enfrente, la PAH y la Asamblea del 15M de Torrejón [ENLACE AL EVENTO DEL DÍA ANTERIOR], tratará de impedir en el número 7 de la calle Soria de la localidad que una nueva familia sea expulsada de su única vivienda por no poder afrontar su hipoteca. Para ello, convoca a la ciudadanía a que acuda a la acción que tendrá lugar el próximo jueves 24 de noviembre a las 8h ante el portal de la casa afectada. Tres horas más tarde está prevista la llegada de la comisión judicial encargada de llevar a efecto el lanzamiento de un desahucio que, por razones de clara justicia, estamos convencidos de que conseguiremos parar. De esta forma, Luis Méndez y sus hermanos podrán seguir durmiendo bajo techo y seguir negociando con Bankia, el actual propietario de la vivienda, la condonación de una deuda imposible de afrontar.

    La historia de Luis, de origen senegalés, es la de tantos otros que, huyendo de las duras condiciones de su país, se instalaron en España en la época del boom inmobiliario. Trabajador de la construcción actualmente en paro, en 2002 compró su actual piso, que hipoteca con la antigua Caja Madrid por un valor de 109.502 euros. Entonces tenía un trabajo estable, pero en 2009 la empresa se quedó sin obras y no renovó su contrato. De pagar una letra de 500 euros pasó a pagarla de 700 euros, para bajar hasta los 400 euros cuando se quedó en el paro. Dejó de pagar sus mensualidades cuando se le acabó la prestación de 800 euros que cobraba como desempleado. Entonces tuvo que elegir entre seguir engordando las arcas de la antigua caja de ahorros o mantener a una familia compuesta por su mujer y ocho hijos, de edades comprendidas entre los 16 años y un año.

    Actualmente, todos ellos se encuentran en Senegal, y José, que vive con sus hermanos en Torrejón, no sólo no puede ayudarles económicamente sino que, si pierde su única vivienda, se quedará con una deuda de por vida.

    Las actuales leyes empujan a la marginación social a miles de familias en situación vulnerable como la de José. Es hora de poner fin a una sangría que no para de crecer. Por ello, exigimos una moratoria de los desahucios y la regulación inmediata de la dación en pago con carácter retroactivo.

    ¡Stop Desahucios! ¡Junt*s podemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *